Cuentos realizados con la técnica del binomio fantástico (Gramática de la fantasía, Gianni Rodari).

En este caso hicimos dos grupos de palabras, uno de nombres de animales y otro de adjetivos. Para escribir la historia cada niña o niño escoge el nombre de un animal y un adjetivo que no se asocie normalmente a él.

El ornitorrinco que no sabía dar brincos.

Alberto


En el bosque habitaba un ornitorrinco que envidiaba a los monos de verlos como se subían a los árboles para coger frutas.

Una mañana vio a un mono y le preguntó: -¿Me podrías enseñar como se sube a los árboles?

El mono le contestó: -Es muy fácil, usa tu cola para coger impulso para saltar de rama en rama.

-No puedo, contestó el ornitorrinco, soy un animal muy raro tengo pico, soy mamífero y pongo huevos y cola de castor.

-Podríamos hacer un trato, dijo el mono.

- ¿Qué trato?, contestó el ornitorrinco.

- Yo te doy una ciruela y tú pones un huevo para mí, así me hago una tortilla.

- Hay un pequeño problema, contestó el ornitorrinco, es que sólo pongo un huevo al año y todavía me faltan tres meses para ponerlo.

-Pues entonces te comerás la ciruela un poco pasada.

El ornitorrinco se quedó pensativo y dijo: - No importa, haré mermelada y me la comeré en una tostada.


EL TIGRE AZUL

Alejandro Laguna
Hace mucho tiempo , en la selva de África , habitaba un tigre y no era un tigre cualquiera , era un tigre azul. El tigre no tenía padre , madre ni hermanos.Cada día el tigre salía buscar comida y cuando salía con todo el mundo que se entrenaba a su paso se reía de el .El tigre asustado volvía a su casa. Pero su amigo el león le cogía comida y se la llevaba a su casa . El león es el que mandaba y por eso organizo una fiesta. Cuando llego a todo el mundo a la fiesta comenzaron a comer , a la mitas de la fiesta el tigre dijo:callaros quiero que escuchéis a alguien que la gente se ríe siempre de él. El tigre salio y dijo : Porque no queréis ser mis amigos ¿porque soy azul?porque el pato es rojo , el perro es amarillo y el cerdo es verde. Yo soy igual y no quiero que os riáis de mí. Que decís. Los animales orgullosos dijeron sí, bien.

El perro que no sabía ladrar

Elena Claudio
Hace mucho tiempo había un perro que vivía en la calle, nadie lo quería porque no ladraba. Por esas calles pasaban otros perros con sus dueños, a él le daba mucha envidia porque no tenía. Una vez pasó un niño de 10 u 11 años, no tenía perro pero todos sus amigos sí, entonces cogió al perro y se lo llevó a casa. Èl se preguntaba porquè nadie lo querìa y se dispuso a ponerle un nombre, lo llamò Roque. A la mañana siguiente se dio cuenta de que el perro no ladraba y lo llevò al veterinario. Cuando llegaron le dijo el mèdico que habìa que operarle, el muchacho se puso triste pero dijo que si. Pasaron dos semanas y se fué a recogerlo al vaterinario. Cuando llegó, el perro ladraba muy bién y el niño lo apuntó a un concurso de ladridos. Fueron los ganadores y le dieron una copa de oro, 1000 euros y un viaje a la playa.

Una vaca extraordinaria

Laura Casero
external image vaca.jpg
Hace mucho tiempo en las afueras de Jamón York vivía una vaca extraordinaria. Se llamaba Matilde. En realidad lo que tenía de extraordinario es que podía volar. Su dueño, que era rico, la paseaba cada mañana aunque el primer día se cayó en un cubo de basura. Sus amigas le tenían envidia y al anochecer se subían a un tejado y saltaban intentando volar. La vaca comía mucho para que estuviera bien alimentada. Hasta que un día no pudo elevarse de lo gorda que estaba. La llevaron al médico y la curaron. Le dijeron que tenía que comer menos y al final se quedó como un fideo pero pudo mejorar el vuelo. Afortunadamente sus amigas dejaron de tirarse por el tejado y ya no tuvieron envidia nunca más.

EL TIGRE AZUL
Ana Fernández
external image tigre.jpg
Aquel día la tigresa tuvo 5 tigres.
Todos marrones menos uno que era azul. Vivían en la ciudad con muchas tiendas, bares...
El tigre se hacía mayor y cada vez era más desgraciado porque los de su clase se reían de él.
Una mañana él se cansó y se propuso que no volvería al colegio hasta que no fuera del color de sus hermanos. Fue por toda la ciudad a ver si encontraba remedio pero no lo encontró. Se fue a casa llorando. Al día siguiente fue otra vez y por un callejón muy oscuro vio un cartel que ponía:

PELUQUERÍA DE ANIMALES
y entró alli y dijo:
-¡ Quiero que me tiñas el pelo de un color que atraiga las miradas, pero que no se rían ! El peluquero le tiñó el pelo de un color marron claro con rayas negras. 24 Horas después fue al colegio, se presentó con su nuevo pelaje y con traje de chaqueta.



El toro sin cuernos

Duarte.Campos
Todo empezó en 1996 cuándo nació un toro sin cuernos, pasaron los meses y no le crecieron los cuernos.
Antes de seguir quiero presentarme:
-Hola soy Mauricio el toro sin vicio.
A lo largo del tiempo veía como se llevaban a sus mas intimos familiares y amigos en un camión que ponía: TRANSPORTE DE ANIMALES VIVOS y que nunca mas los traían de vuelta. Al tiempo descubrió que se los llevaban para torearlos y al final de que los toreaban los mataban.
Mauricio estaba pensando que puede que no le cogían a el porque no tiene cuernos pero que si tuviera cuernos sufriría mucho además de unos extraños dueños del mundo, le le iban a quitar la vida y los que tengan cuernos si les cogían les restaba poco tiempo de vida.
A los pocos días apareció el camión para cargar con mas toros Mauricio le metió una cornada al camión a pesar de que no tenia cuernos los demás también empezaron a dar cornadas los camioneros no se pudieron bajar del camión y se tuvieron que ir.

El caballo comilón

Javier González
Todo empezó en 2004 cuando un caballo con 3 años llamado Gloti comía mucho.Un día lo encontró un niño en una montaña medio muerto, lo operó del estómago y lo empezó a entrenar para los pasos de modelo para caballos y quedó primero. Recorrieron todo el mundo hasta que encontraron una casa donde avía comida para los dos se quedaron allí toda la vida y vivieron felices.

El ornitorrinco gruñón

Álvaro Carmona
external image 145ornitorrinco.jpg
Aquel día un ornitorrinco gruñón pasaba por la selva. Se iba encontrando con todos los animales, cada animal tenía un gruñido. Algunos aterrorizaban y los demás gruñidos eran normales, él intentaba gruñir pero no tenía fuerza y tampoco creía que lo podía hacer. Hasta que se encontró con un maestro del Kung Fu, él le ayudo llevándolo por aventuras. Después de acabar ya sus aventuras se fue al monte de los lobos. Aquellos vivían allí, le encontraron y le rodearon. Él intentó gruñir, no lo conseguía. Pero en el momento en el que le atacaron gruñó tanto que se oyó en todo el mundo. Los lobos huyeron. Él estaba tan contento que saltó como unas cien veces. Y así fue, el fue el animal mas alegre de la selva.

El cuento de Matías

Dunia Gallego

Una alegre mañana en la gran selva misteriosa empezaba la carrera , quien cazara el veloz hámster salvaje, pero el muy señorito se quedo quieto y un niño llamado Rafael lo cazo¡ chas! ya eres mio pequeño salvaje, dijo Rafael contento. Ya tenía nueva mascota, tardo bastante en ponerle nombre- ¡ya se! Pelusino, sera un nombre fantástico.Se lo enseño a su familia , claro eran pobres pero los de la cadena de televisión se enteraron y le dieron una casa por haber cazado a ese salvaje hámster, y así tan contenta se quedo aquella gran familia.

La mejor jirafa

Alejandro Correa
external image solo_jirafa_2.jpg
Hace mucho tiempo existió en un zoo, una jirafa regordeta. Todos los animales del zoo se reían de ella. La jirafa se llamaba Manchas pero todos la conocían por la regordeta. A ella le daba igual, aunque, bueno le daba un poco de rabia. La pobre comía tanto que cada día engordaba 2 kg y medio.
Quería adelgazar pero es que para ella la comida era lo mejor. Una semana después los veterinarios dijeron que si seguía así explotaría dento de cuatro días. Cuando los otros animales del zoo se enteraron se pusieron muy tristes. Pasaron tres día y medio y nada. Cuando faltaba un minuto apareció el veterinario con una planta deliciosa pero que tenia una sustancia incrustrada y que ahora no engordaría sino que adelgazaría, bueno que se quedaría en el peso justo. La jirafa fue la más alta de zoo. A partir de ese día nadie se burló de ella.

La Vaca Doméstica

Javi del Pozo
external image 942091-zombie_hamster_super.jpg
Una noche de otoño, me despertó el botellón. Abrí los ojos y me encontré una vaca acostada encima de mi. Se había escapado de una granja y acababa de parir. Posteriormente abrí la ventana y se coló un hámster matón y borracho. Ya que la vaca acababa de parir tenía leche en las ubres y el hámster le daba cada puñetazo para mamar que la tiraba.
Como era el día de las mascotas, todos las llevaban por la calle, pero la gente se apartaba ya que la vaca arrasaba con todo lo que veía.
Esa noche el hámster cogió una botella de ron y otra de ginebra, una en cada mano, y acabó borracho, ¡como llegó del botellón con la vaca y en la selva Amazónica!.

El Conejo Rebelde
Javier Bernal Clavero
Hace mucho tiempo en una selva había un conejo rebelde. Era el más raro de los conejos, lo otros eran normales, a este le llamaban el rebelde porque un día cogió una guitarra y se puso a cantar rock, desde ahí era el rebelde, hacía cosas tan arriesgadas como decirle a un león chincha rabiña, y cuando los leones salían a correr tras el no le cogían... Un día todos los conejos le dijeron que era muy gracioso pero que tuviese mucho cuidado, porque un día de estos se lo van a comer, pero le dijo que no.

Cuando se hizo viejo también lo hacía, pero se lo hacía a los viejos, por eso no le cogían. Cuando se murió, todos los que lo conocían pusieron en una piedra las cosas que había hecho, pusieron su nombre y sus apellidos, y los de esa zona siempre lo recordaron.
Y ahí quedó grabado las cosas que había hecho...
En doscientos años un explorador lo encontró y lo puso en un museo y todo el mundo supo lo que había hecho y su nombre.

La jirafa carnívora

Manuel Martín Molina
Un día una jirafa, que se llamaba Miguel, comía muchas muchas plantas, se estaba poniendo las botas, mientras que los otros comían poco y muy despacio. Los otros le decían a Miguel, no comas tanto que te va a sentar mal.

Un día le dijo a sus amigos que le gustaba solo la carne y que eso significaba que era carnívoro.
Cuando veía pasar a un ciervo o algún tipo de animal, se lo comía, menos a los leones y a las jirafas.
Le gustaba tanto la carne que una vez atacó a los de su manada, todos salieron a correr, pero había algo que le impedía comerse a sus amigos y familiares. Se acordó de los momentos tristes, de los felices, de los difíciles. Él se paró en medio del camino y se puso a llorar, las jirafas se acercaron y el les contó lo que había pasado, todos le perdonaron y fueron felices.

La jirafa con el cuello pequeño.

Ismael García Cáceres
Érase una vez, a mediados del siglo XVI, en el Amazonas, una jirafa normal, iba al colegio, jugaba al fútbol... Pero con una cosa que no es común en una jirafa, tenía un cuello de medio metro.
Todos los niños de su clase se reían de él. Su madre le apoyaba todo lo que podía.
Hasta que un día, se le ocurrio una idea, ir al gimnasio y ponerse fuerte.
Estuvo varios días yendo al gimnasio y ya tenía músculos. Cada vez más y más y más hasta que ya se sentía fuerte. En su clase, hay un grupo líder y si derrotaba al capitán yo no se podían reír de él.
En las jirafas, lo común es pelearse para hacerse un sitio.
Llegó el día, el viernes a las 5 en punto comenzó la pelea.
Puño por la derecha, puño por la izquierda, patada en la boca, rodillazo en los pimplines...
Ganó, claro que ganó, pero a él no le gustaba la vilencia, así que le dió la mano al capitán para ayudarle a levantarse y plaff. El líder aprovecha para darle una patada a la jirafa buena. Se quedó tumbado en el suelo con ganas de ir a pegarle pero no podía. A los 2 minutos se le acercó una jirafa que le dijo: tienes que aprender a hacerte oídos sordos cuando se burlen de ti.
Y con el consejo se levantó y se hicieron amigos.
Ya nunca más volvió a escuchar al grupo líder.
Al cabo del tiempo le agradeció el consejo.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

El tigre herbívoro

Francisco Franco Rubio
external image tigre.jpg
En la lejana selva de Wirndersburgo, se rumoreaba que había un tigre herbívoro. El tigre prefería comerse un puñado de hierba que comerse un buen conejo. Pero un día, un niño llamado Huka Muka, que vivía con la tribu de los barba blanca, quería hacer que el tigre herbívoro fuera carnívoro como todos los demás tigres. El valiente niño, fue a ver al brujo de su tribu, el poderoso Raka Rer y le pidío que hiciera que el tigre fuera carnívoro. El brujo lo hizo y ahora el tigre se ha convertido en una amenaza para la tribu. Ya se ha comido a muchos, incluso al joven niño Huka Muka. El pobre niño hizo mal en querer que el tigre fuera carnívoro. Le ha pasado factura.

El caballo comilón

Javier González

external image caballo+gordo.jpg Todo empezó en 2004 cuando una yegua angustiada estaba pariendo en los pastos helados de Cabilinus el país de los caballos. Paría a un potro bayo que es marrón muy claro con la crin y la cola negras. El potro tenía ya 1 año y medio y empezó a comer mucho, tanto que cada vez que comía engordaba 4 kilos. Llegó su bautizo y su mamá decidió ponerle Gloti de glotón. Gloti cada vez podía menos con su cuerpo, hasta que un día llegó un niño llamado Javier a Cabilinus y lo encontró medio muerto. Lo operó del estómago y empezó a entrenarlo para los pasos de modelo de caballos y quedó primero.