ffamiia emigrante

ximena paola
Erase una vez una familia de cuatro personas, la madre (Carmen) el padre (Francisco) el hijo (Juan)y la hija (Marisa). Era una familia que vivía en Madrid (España), y se iban a ir a Moscu (Rusia) por trabajo. Se fueron en avión, se tardaba aproximada mente 12 h. Cuando prepararon las maletas para el día siguiente que se iban, Marisa y Juan, fueron a despedirse se sus amigos. Al día siguiente se iban a las ocho para llegar allí por la tarde. Marisa y Juan se llevaron sus nintendos para no aburrirse. En el viaje, Juan comió demasiadas gambas entonces vomitó. Cuando llegaron a Moscu, todavía no se creían lo que estaban viendo, Marisa y Carmen viendo el centro comercial y Juan y Francisco viendo una hamburguesa gigante. Juan mientras observa va la hamburguesa, veía un niño con un juego en la mano !!Era el juego de los motoristas fantasmas!!! eso todavía no había salido en España. Se acerco al niño y le dijo jugamos y el niño dijo que si. Francisco vio desde lejos un bar llamado MOE¨S, se acerco mas y se dijo!!!! es el bar de Mou el famosisimo Mou, el de los Simpson!!!! entro y vio a Mou con Barni. Esto es genial se dijo asimismo, pero creo que no va a durar mucho se tuvo que ir a trabajar. Marisa y Carmen en el centro comercial viendo ropa, era de todos los tipos de vestidos de todos los colores, esto es genial dijeron las dos ala vez. Marisa y Carmen conocieron a muchas amigas y Francisco en el trabajo hizo muchos amigos. Se tuvieron que ir a los tres años pero nunca se olvidaran de ellos.

ximena


Un niño llamado Jose un día sus padres por cuestión de trabajo tenían que ir a trabajar a Yupilandia.

Una tarde le díjo su padre que se tenían que ir a Yupilandia y Jose dijo:

-¡No papá no me quiero ir de este sitio! Y luego el padre le díjo:

-¡Hijo si Yupilandia está guay hay parque de atracciones y una mega super piscina gigante!

-¡Vale! Díjo Jose.

A la noche se despidierón y todos se pusieron tristes por que se creian que nunca le iban a ver y llego la hora del viaje y dijeron todos ¡¡¡Adios!!!

Y se montarón en el avión y Jose se divertía viendo el paísaje.

Y por fin llegarón, se sienten extraños en cuanto llegearon se vieron raros y díjo Jose: - Papá papá que guay Yupilandia.

Sus primeros tiempos fuerón divertidos. En el colegio se buscó amigos y le trataban bien y cada tarde se venian a su casa.

Historia inventada sobre inmigrantes

Javier Bernal


Erase una vez un niño que se llamaba Pablo, que vivía en Olivenza, un día los padres le dijeron que se tenían que ir a Alemania por temas de trabajo, los padres le dijeron:
-Pablo, tenemos que emigrar a Alemania por temas de trabajo.
-Por favor, yo quiero seguir en el mismo colegio, tener los mismos amigos y seguir viviendo en está casa y en este pueblo.
-Pero eso no puede ser Pablo, lo sentimos mucho, nosotros tampoco nos queremos ir pero es por el trabajo y si no nos vamos nos quedamos pobres.
Entonces el niño se encerró en su cuarto y estuvo 30 minutos llorando.
Al día siguiente, Pablo le dijo a sus amigos que se iba a ir a Düsseldorf (Alemania). Los amigos se pusieron muy tristes porque era muy amable y también muy generosos.
Dos días después, se fueron en tren.
Cuando llegaron, al padre que se llamaba Roberto, lo acogieron muy bien, pero a la madre que se llamaba Mª. Dolores, la acogieron peor, aunque al paso del tiempo se acostumbraron a ella, pero lo que más la costaba a ella era el idioma porque no sabía hablar, el padre sabía un poco y para su trabajo, que era en una fábrica le venía muy bien.
A los dos años, cuando ya se habían acostumbrado, sabían el idioma, conocían la ciudad... Al padre le salió trabajo en Olivenza, cuando les contó eso a su hijo y a su mujer se pusieron muy contentos, se volvieron lo que pasa es que a todos les daba cosa de irse porque ya habían hecho amigos.
Al llegar todos se pusieron muy contentos y Pablo estuvo con todos sus amigos de antes.


HISTORIA INVENTADA SOBRE LA INMIGRACIÓN por Ana Fenández Lucas


He aquí Miranda, una chica de 11 años que vive en África. Ella allí tiene a toda su familia, sus amigos, y su escuela. No vive muy bien, pero a ella le gustaba mucho porque era su país. Miranda también tenía muchos animales que la querían mucho: elefantes, girafas, leones...... Como los conocía desde pequeña ya no la hacían nada, y podía jugar con ellos tranquila mente. Un día muy caluroso, fue andando desde el colegio hasta su casa, como siempre. Llegó y se encontró a sus padres muy preocupados y nerviosos y les dijo:

-¿Que os pasa?

- Hija mía, te tenemos que dar una mala noticia - dijo su madre.

- Mira lo que pasa.... es que nos tenemos que mudar.

- ¿Como que nos tenemos que mudar? - dijo ella muy pero muy alterada

- Si cariño, a tu padre lo han despedido y tenemos que irnos a otro lugar.- le aclaró su madre.

- Ya pero yo no quiero - dijo casi sollozando

- Lo siento mi vida pero las cosas son así.

- No, no son así, yo aquí tengo mis amigos, mi familia, aquí tengo todo lo que yo quiero...

- Lo sentimos mucho, pero necesitamos dinero para poder vivir y aquí tu padre ya no tiene trabajo...

- ¿Y cuando nos vamos?- dijo llorando

-Mañana mismo.... - dijo su padre

La niña se fue corriendo y a la vez llorando para su cuarto.

- Voy a hablar con ella - dijo su padre

- ¡No! Dejala, para ella todo esto es muy duro y tiene que pensar un poco.

La niña se fue a la calle, a pasear. Los animales se acercaron y ella los abrazó, les contó lo que le pasaba y los animales muy muy tristes siguieron junto a ella. Fue al colegio y se despidió de sus amigas/os y de su profesora. Todos allí llorando le decían:

-¡No te vallas!

-¿Quedate, Miranda!

-Por favor no te vallas....

Ella con mucho dolor en su corazón les dijo:

Lo siento amigos, pero mi padre ya no tiene trabajo aquí y nos tenemos que ir......

se fue corriendo sin decir adiós. Fue a casa de toda su familia, pues vivían todos juntos, y les dio un besazo a cada uno de ellos.

al día siguiente fueron, se montaron sus propias canoas y emprendieron el viaje. En el viaje, no es muy cómodo pues en esas canoas se va muy mal, pero ella se durmió de el sueño que tenía.
Después de una semana más o menos, llegaron a España mediante el guadiana. Allí se alojaron en Badajoz. Cuando la niña se despertó vio un montón de basura en el río: colchones, papeles, bolsas de plástico...... La verdad es que se deprimió un poco. Miranda y sus padres compraron, con el poco dinero que tenían, una casa en barriada de Llera. Allí conoció a una
niña llamada Ana, que era su vecina. Esa niña le calló muy bien y se hicieron super amigas. Ana le indicó donde estaba su colegio para que Miranda mirara si tenía plazas. A los dos días el jefe de estudio les llamó para decirles que justamente el día siguiente ya podía entrar a el colegio. Le tocó en la misma clase que a Ana, su mejor amiga a partir de ese día. En ese barrio la gente los cogieron muy bien, y su padre consiguió trabajo muy rápido en la fabrica de escayola. Y su madre también lo consiguió en una casa limpiando, sus jefes fueron muy buenos y la acogieron enseguida. Miranda a pesar de todo nunca se olvidó de África.


HISTORIA DE UN INMIGRANTE

Ismael

Hola!!Me llamo Fransuam, y vivo en Francia. Me encuentro bien aquí, con mi cole, con mis amigos...Un día al llegar del colegio, mis padres me miran muy serios. Yo me preocupo.- Hijo, -habla mi padre- tenemos que hablar seriamente contigo. Como ya sabrás, en estos momentos estamos en el paro. A través de internet, le empresa Danone de España nos ha ofrecido un empleo. El caso es que... Pleticia, diselo tú.- El caso, -proseguía mi madre- es que nos tenemos que ir a vivir a España.- ¿Qué? ¿Estaréis de broma no? -Preguntaba yo.- Lo siento hijo, pero debemos de irnos.Yo lo comprendí, y me fui a mi cuarto a llorar.Al día siguiente, fui al cole llorando. Le conté la historia a mis amigos. Todos intentaron consolarme, incluido Aqtpego, el matón de la clase.El día en el que debía irme, todos me regalaron cosas, y nos intercambiamos teléfonos y direcciones de correo electrónico.El viaje en avión me lo pasé llorando. Veía desde arriba la ciudad de Badajoz, pintaba muy bien, aunque no paraba de recordar mi pueblo.La nueva casa era muy bonita, estaba en las afueras de la ciudad, en el barrio Las Vaguadas.En el nuevo cole creo que me he integrado bien. Ya juego al escondite con mis amigos, incluso me han puesto un mote: "Buenagente".Aunque no dejo de recordar a mis amigos de Francia, aquí estoy muy a gusto. Todos los veranos y inviernos vamos para allí.
Y esta es mi historia...

Historia de un inmigrante

Fran

Oliver era un niño de Colombia. Sus padres no tenían trabajo y lo estaban pasando mal. Unas semanas después le comunicaron a su hijo que iban a irse a España. Oliver no estaba de acuerdo y peleó por quedarse en su país.

- ¿ Por qué nos vamos? ¡ Yo quiero quedarme aquí con todos mis amigos! - protestó Oliver.

- Nosotros también queremos quedarnos aquí pero no tenemos trabajo ni dinero, y si seguimos así nos quedaríamos hasta sin comida.

Oliver lo comprendió y fue a despedirse de sus amigos. Le daba mucha pena, pero no tenía otra opción que irse a un país más rico.

El viaje fue duro. Lo único que podían hacer era irse en el peor avión. Una vez llegaron a perder altura, pero al final no pasó nada. Llegaron a España muy aliviados.

El país les encantó. Era muy distinto a Colombia. Todo era más moderno y más costoso. Pensaron que iban a vivir fenomenal ahí.

La gente de su barrio dió la bienvenida a los inmigrantes y le hizo un montón de regalos a Oliver y a sus padres. A Oliver esto le encantó y cada vez estaba más feliz.

Los padres consiguieron unos buenos trabajos y Oliver hizo muchísimos amigos en su nuevo colegio. Al final todo fue muy bien.